Wadi Rum (del árabe وادي رم‎‎) tambien conocido con el nombre de el valle de la luna (وادي القمر‎‎) es un valle formado de entre rocas areniscas y graniticas al sur de Jordania 60 km al este de Aqaba; siendo el mas grande Wadi de Jordania. Moldeadas de forma inigualable las montañas se alzan verticalmente desde la arena rosa del desierto, que separa una de otra en un paisaje desertico de extraña y asombrosa belleza, con acantilados de piedra esculpidos por las fuerzas de la naturaleza… fuerzas naturales que han esculpido la roca en formas de rostros humanos, animals y monstros.

 A photo of T. E. Lawrence

A photo of T. E. Lawrence

Wadi Rum es quizas major conocido por su conexión con el enigmático official británico T. E. Lawrence, quien sirvió en este lugar durante la Gran Revuelta Arabe de 1917-18, y como escena para la película que lleva este mismo nombre “Lawrence of Arabia”.

Por todas partes en este paisaje lunar podemos encontrar rastros de la presencia de civilizaciones antiguas. Hachas de mano pedernales se encuentran esparcidas por el lugar mientras que en las rocas al pie de las montañas antiguos viajeros han dejado su nombre tallado. Por todas partes se extiende el silencio y el vacío. En este inmenso espacio, el hombre parece insignificante.

El lecho bajo del valle se encuentra entre unos 900 a 1000 metros sobre el nivel del mar mientras que los riscos de piedra arenisca se elevan por otros 500 a 550 metros de altura. Jabal Rum es el pico más alto del área y el segundo más alto de toda Jordania. Otros como Jabal Kharaz y Jabal Burdah con sus puentes de roca natural se encuentran a unos 27 km al norte del pueblo de Rum y representan la atracción más popular de Wadi Rum.

Hay muchas otras formas de explorar este frágil e intacto retiro desértico. Serios excursionistas serán atraídos al Wadi Rum por desafiantes caminatas de hasta 1750 m de altura mientras que excursionistas casuales pueden disfrutar de rutas sencillas gracias a las coloridas colinas y cañones por las que pasaran. Los naturalistas serán atraídos al desierto en primavera, cuando las lluvias pinten de verde las colinas y traigan consigo una explosión de 2000 especies diferentes de flores salvajes. Anémonas rojas, amapolas y el impactante iris negro, la flor nacional de Jordania, crecen a voluntad justo al lado de las carreteras así como también en lugares mas silenciosos.

De una belleza natural estupenda, el Wadi Rum personifica el romance del desierto. Siendo ahora el hogar de varias tribus Beduinas, el Wadi Rum ha sido habitado por generaciones. Este pueblo del desierto, hospitalario y amigable, se acentó en el Wadi Rum esparcido a través de varios campamentos nómadas a lo largo de toda el área. Los visitantes que serán invitados a compartir una taza de té de menta o de café cardamono en alguna de sus tiendas de color negro, quizás sentados junto al fuego bajo el cielo estrellado del desierto, tendrán una experiencia inolvidable.